h7

Ácido Argentino Aniversario: La H No Murió 1991 – 2017 en el Teatro Flores – 30/9/2017

Finalmente llegó el día. Con la certeza de que la relación con Ricardo Iorio jamás volverá a recomponerse, los tres ex Hermética decidieron realizar esta serie de presentaciones denominadas “Ácido Argentino Aniversario: La H no murió 1991 – 2017” en la que los miembros de Malón -O’Connor, Romano, Strunz, Cuadrado- se pusieron la remera de la que posiblemente sea la banda más importante de la historia de la música pesada argentina para revivir sus canciones. En este sentido no fue casual que, al menos en los afiches, no figurase el nombre “Hermética” con todas las letras. Luego de que el grupo se separara, el grito a viva voz de “la H no murió” se hizo recurrente en cada concierto de heavy argento: tampoco es casual que los organizadores hayan elegido esta consigna. Tal vez el objetivo haya sido transformar este ruego-súplica en una realidad concreta… Al menos en esta noche, el resultado fue claro, concreto y satisfactorio.

No es poco tiempo veinticinco años y tampoco lo ha sido para Malón, agrupación cuyos integrantes recorrieron distintos proyectos grupales y solistas con momentos de gran nivel, como el esfuerzo con banda propia de Claudio O’Connor. También es cierto que más allá de tener momentos de mayor o menor popularidad cada uno de estos cuatro músicos ha logrado un nivel de profesionalidad indiscutible. A esta altura pocos pueden discutir que el Tano Romano sabe potenciar con contundencia los recursos musicales con los que cuenta, así como también que Pato Strunz y Karlos Cuadrado conocen cuál es el aporte que deben hacer para que todo funcione. Esto, junto al evidente crecimiento de O’Connor como frontman y cantante da por resultado una banda que sabe bien lo que quiere y cómo lograrlo. Mucho de esto se percibió este sábado en el Teatro de Flores.

h9

INICIO CON HOMENAJE. Como era de esperarse, la lista de temas tuvo una propuesta bien concreta. Toda la primera parte recorrió completo el álbum “Acido Argentino” (el segundo de la banda y tal vez su obra más emblemática) del cual respetaron el orden de los tracks, a excepción de “En Las Calles De Liniers”, que extrañamente quedó afuera del set list. La segunda parte del show apuntó a recorrer clásicos del autotitulado primer disco y de “Victimas Del Vaciamiento”, el último disco de estudio antes de la separación). En este contexto, la furiosa “Robó Un Auto” marcó el inicio del show dejando rápidamente algunas cosas claras: por un lado el grupo presentó, como decorado, algunas pequeñas explosiones de fuego a los lados de la batería, algo que se repetiría en otras canciones y que no se veía en la puesta en escena de ningún grupo argentino desde la tragedia de Cromañón; por el otro, la canción pareció dar una muestra precisa del nivel de sonido que acompañaría a la banda toda la noche. Sin exagerar, la mezcla en vivo estuvo en su punto justo, permitiendo que se escuchara con claridad cada instrumento -incluyendo la voz- y dando lugar a la participación del público que, también sin exagerar, cantó cada canción de punta a punta con una entrega pocas veces vista.

h10

La contundencia sonora tomó rápidamente forma en “La Revancha de América” (que sonó más actual que nunca si contextualizamos su obvia descripción de la problemática de los pueblos originarios), mostrando una banda preocupada por interpretar las canciones de manera prolija, lo que terminó por construir grandes versiones. Un “muchas gracias” de O’Connor -que como suele suceder se mostró parco a la hora de hablar más allá de las canciones- y una pequeña salida de escena fue la introducción para “Memoria De Siglos”, que generó una de las primeras explosiones emocionales entre el público. La lírica basada en una adaptación del I-Ching pareció calar hondo en los presentes al punto de ver a treinteañeros/as, cuarentones/as y quinceañeros/as abrazados en un mismo canto entonado al unísono. Tal vez por eso, segundos antes del solo, guitarra y batería se quedaron en soledad para permitir que el público entonara las estrofas y coreara la melodía de la canción.

POTENCIA QUE ATRAVIESA LÍMITES. “Predicción” sonó demoledora como la mayoría de las canciones que tienen base en thrash o el speed metal a lo largo del disco. De alguna manera las canciones rápidas, resultaron más que efectivas a lo largo de la noche al punto de que la voz de O’Connor brilló más en esos estados que en algunos medios tiempos que exigieron más matices. “Atravesando Todo Límite” fue otro de los momentos altos de la noche. La canción escrita por Iorio junto a su ex mujer Ana Mourin es tan fraternal -recordemos que relata la historia de un cuñado de Ricardo que se fue a vivir al noroeste argentino- que es imposible no emocionarse… En este sentido la versión, bien rockera, fue disfrutada al máximo por toda la banda, al punto generar sonrisas cómplices entre todos los integrantes.

h1

El instrumental “Horizonte Perdido” sirvió de introducción para una violenta versión de “Vientos De Poder” que generó un pogo brutal entre el público y el grito de pertenencia “Yo seguiré/junto al metal con mi mensaje/vacilaré si tu estás en este viaje”. “Del Camionero” se transformó en una gran versión y fue de las más festejadas, algo que se repitió con frecuencia en las canciones -como esta- en las que Ricardo Iorio aportaba su voz. Su final con un desboque instrumental a lo Motörhead pareció contagiar a “Gil Trabajador” que sonó más rápida furiosa y violenta que en su versión original. La canción, una de las más emblemáticas del disco, es una literalización de lo que sufre a diario la clase trabajadora: la explotación y el desprecio de aquellos que se aprovechan de su esfuerzo. “Evitando El Ablande” también continuó la furia sonora y la cuestión identitaria en lo que es una defensa a ultranza del heavy metal como forma de vida. El cierre de “Ácido…” fue para “De Pismanta A Bauchaceta”, instrumental que en este caso dio paso a un pequeño descanso.

TELÓN PARA LA H. Un lógico cambio de telón (reemplazando la tapa de “Ácido…” por una H gigante) fue el preludio de la última parte del show en el que además de recorrer el resto de las canciones de la H, se sucedieron distintas citas vinculadas a la historia de la banda. Entonces “Cráneo Candente” -en la que O’Connor sonó algo forzado- emuló las luces rojas y el efecto de humo sobre el rostro del cantante que fueron parte del disco “Hermética En Vivo” que en 1993 salió en formato CD y que todos vimos incansablemente en VHS. “Yo No Lo Haré”, emocionante alegato de la soledad y el escapismo del mundo contemporáneo, fue uno de los grandes momentos de la noche, principalmente porque se percibió a la banda muy inspirada en la interpretación. “Vida Impersonal” pareció contagiarse con el clima generado en la canción anterior y generó tal vez el momento más intenso de la noche. La espectacular letra de Iorio en la que conviven lecturas del Kybalion, la alegoría de las cavernas, “La Vida Es Sueño” de Calderón de la Barca y los filósofos herméticos, propone un camino espiritual ajeno a las ataduras de lo material y a las interpretaciones de la realidad que otros pueden hacer por nosotros. La interpretación instrumental de la banda no hizo más que potenciar esos sentidos y pegar fuerte en los presentes, generando un momento inolvidable. “Cuando Duerme La Ciudad”, interpretada con una oscura tensión, sirvió para dar por finalizado simbólicamente el primer tramo de esta segunda parte del set.

h6

Para continuar el recorrido por las canciones no fue casual que “Víctimas Del Vaciamiento” y “Olvidalo Y Volverá Por Más” estuvieran hermanadas. Las dos a su modo dieron sirvieron para dar cuenta de la relación de los ciudadanos con la clase política. La primera de manera más abstracta y veloz, mientras que la segunda -en su momento interpretada por Iorio- fue cantada casi al unísono junto al público, como intentando convencerse de que lo que canta la canción (que la clase política robe, se vaya y vuelva a candidatearse) no debe suceder nunca más. La última parte, previo cierre definitivo, tuvo tres canciones bien definidas. Por un lado una gran versión de “Sepulcro Civil”, una descripción de los límites de la democracia liberal, una interpretación bien densa y pesada de “Otro Día Para Ser” (otra que tenía a Iorio en la parte vocal) y finalmente “Soy de la Esquina”, tal vez la canción mas sincera de reafirmación de la identidad del metalero argento que se haya escrito alguna vez. El cierre, luego de un pequeño descanso, fue para “Tú Eres Su Seguridad”, quizá la mejor descripción de la post dictadura que se haya hecho alguna vez, generó en muchos casos lágrimas de emoción en los presentes. “Si Se Calla El Cantor”, cover thrasher de la canción original de Horacio Guaraní, puso final a un concierto inolvidable.

UN REGRESO NECESARIO. La sensación que quedo flotando en el ambiente fue que los ex integrantes de Hermética se dieron el gusto de disfrutar de un conjunto de canciones que a esta altura son tan suyas como de la gente. Sin muchas referencias a Iorio (en algún momento algunos cantaron “Ricardo donde está” y esto no prendió demasiado), la idea fue volver a tocar esas canciones que la gente quería escuchar desde hace tiempo. El profesionalismo del show y el resultado final dieron la pauta de que las cosas se plantearon para que todo sea disfrutable. Luego de ver Ácido Argentino Aniversario. La H no murió. 1991–2017no queda nada por discutir. No es poco para todo lo que rodea a la banda que cambió para siempre la historia de la música pesada argentina… Ahora veremos cómo sigue.

h11

Fotos: © Iván Pinto 2017

tom-petty-featured
Anterior

Dolor: A los 66 años falleció el talentoso Tom Petty, a causa de un ataque cardíaco

guacho-feat
Siguiente

Discoanálisis: En su "Vol. III", Güacho nos cuenta por qué la memoria persiste

Carlos Noro

Carlos Noro

Soy comunicador, docente y periodista. Desde hace unos años vengo llevando adelante la revista digital WishYouWereHere www.wywh.com.ar con un grupo de colegas. Antes fui redactor de la revista Jedbangers y de otros medios alternativos.