corrosion-of-conformity-no-cross-no-crown-artwork

PACIENTE: CORROSION OF CONFORMITY “No God No Crown” (Nuclear Blast, 2018)

HISTORIA CLÍNICA: Tras el muy buen álbum autotitulado en 2012 y el apenas decente “IX”, “No Cross No Crown”, grabado en 40 días a lo largo de un año en Carolina Del Norte con el productor John Custer, marca el regreso de Pepper Keenan a Corrosion Of Conformity, voz y viola con quien la banda supo grabar los gloriosos “Deliverance” y “Wiseblood”. Ahora decidió retornar tras dedicarse por más de una década a Down, proyecto que comparte (o compartía) con Phil Anselmo. No era de extrañar que para este nuevo trabajo del grupo las expectativas de los fans y de la crítica estuvieran por las nubes y fueran de tamaño similar a la exigencia, por supuesto.

Afortunadamente para los fans, la crítica y la música en general, el -nuevamente- cuarteto (compuesto también por Woody Weatherman, Mark Dean y Reed Mullin) aquí no duda ni falla y entrega una de las primeras bombas candidateables a disco del año. Veamos…”La pelota, siempre al diez” reza esa máxima menottista que tan justa nos queda para empezar a hablar de “No God No Crown”. Es que es imposible soslayar que la química con Pepper, tras trece años de ausencia, sigue intacta. Ni un segundo de más se toman para demostrarlo: tras “Novus Deus” la intro de rigor, llega “The Luddite” que es sucia y jodidamente pesada, el primer saludo de COC anunciando que, si había que ablandarse con la edad, a ellos no les avisaron.

La Paliza no para con “Cast The First Stone” previamente cortada como adelanto, un tema furioso y hitero, simple y directo como un gancho en la pera. “Wolf Named Crown” empieza despacio y tiene como protagonista uno de los riffs más gancheros que el cuarteto haya exhibido. Junto a “E.L.M.” es donde más se aprecia la influencia Sabbathera. Pero hablando de influencias, che, ¿estos tipos no venían del sur de Estados Unidos? ¡Claro! Ahí está “Little Man”, pantanosa y hardrockera.Temazo.

Promediando el disco “Nothing Left To Say” llega oscura y reflexiva, sin duda la perla negra de la placa. Hacía el final, “A Quest To Believe (A Call To The Void)” se desangra lenta y sin misericordia, convirtiéndose en el momento sludge del disco, que se cierra con el cover de Queen “Son And Daughter”, toda una curiosidad. Igual que el título del disco, inspirado por una parada que hizo la banda en una iglesia inglesa del siglo XVI en la que tocaron durante una reciente gira. Uno de los vitrales en la sala que oficiaba de camarín a un hombre perseguido con una inscripción que lo acompañaba: “no cross no crown” (sin cruz sin corona).

DIAGNÓSTICO: Un álbum sólido como una roca, con 15 tracks que se hacen cortos por dinámicos y adictivos que resultan. Un discazo que cumple con creces y que vuelve a poner a Corrosión Of Conformity en la mira de ese selecto grupo de artistas que son infalibles a la hora de editar nuevo material.

tipton-feat
Anterior

Desgracias: Glenn Tipton anunció que tiene Parkinson y no saldrá de gira con Judas Priest

l7-slider
Siguiente

Estrenos: Vean y escuchen "I Came Back To Bitch", otro adelanto de las nuevamente activas L7

Ignacio Staropoli

Ignacio Staropoli

Marketer, guitarrista, padre y de Villa Luro. Tiene 33 años. Le gusta pensar que dice más de lo que habla.