madness_cant_touch_us_now-portada

PACIENTE: MADNESS “Can’t Touch Us Now” (Universal, 2016)

HISTORIA CLÍNICA: Directo de los ya veteranos y desde siempre very british Madness llega su último álbum “Can’t Touch Us Now”, editado el pasado 28 de octubre. El álbum de 16 pistas , undécimo de estudio en la carrera del grupo, se grabó en sólo tres semanas en el famoso estudio londinense Toe Rag Studios, con la producción de Clive Langer y el ganador del Grammy Liam Watson… Hechas las presentaciones del álbum, entiendo que para todo gran fan de este grupo a esta altura del partido el anuncio de un nuevo álbum de los nutty boys, además de una lógica ansiedad por escucharlo, despierta cierta sensación de preocupación. Con tantas geniales canciones en su viejo catálogo, ¿las nuevas estarán a la altura? Es difícil imaginar algo así como un disco decepcionante de Madness, pero la posibilidad siempre existe… Sin embargo, un título como “Can’t Touch Us Now” ofrece la impresión de que la banda no sólo se siente más allá del bien y del mal sino que tiene asegurado su lugar en el panteón de las leyendas del pop/ska/rock, el cual no planea ceder.

Dicho esto, a pesar del triunfalismo del título, las cosas no tienen un comienzo particularmente alegre. La canción que da nombre al álbum debería tener el gancho clásico de Madness pero suena de alguna manera cansado, con sólo una parte insistente del piano de Mike Barson que lo sostiene junta mientras Suggs se debate a través de la reescritura de “Elysium” del álbum “Wonderful” (1999) y el saxofonista Lee Thompson se pelea con su instrumento. Esto precede a “Good Times”, de título engañoso y un estribillo que pregunta “¿Dónde se han ido todos los buenos tiempos?”. Y la cosa no levanta sino hasta la bienvenida llegada de “Mr. Apples” (la cual recupera el espíritu del ladrón de “In The Middle Of The Night” del recordado álbum debut “One Step Beyond”, de 1979) que el alma nos vuelve al cuerpo, o mejor dicho al álbum, y el típico sabor a Madness reaparece en el paladar de nuestros oídos y corazón.

Tras una apertura quizá poco adecuada y sin la puntería debida, llega la recompensa con una de las performances más gratificantemente maduras de la banda hasta la fecha. Pero no de la misma manera en que “Keep Moving” fue “maduro”; hay emoción auténtica en temas como “You Are My Everything”, “Soul Denying” y el angustiosamente conmovedor tributo a Amy Winehouse titulado “Blackbird”. Los momentos optimistas y más rítmicos como “Mumbo Jumbo” y el ya mencionado “Mr Apples” son pocos y distantes; digámoslo con todas las letras, esto de ningún modo es un típico álbum “nutty”. Hay como una cierta retención, me atrevería a decir una sensación de puro profesionalismo que recorre el disco todo. Uno se siente tentado a atribuir esta atmósfera a la (palpable) ausencia de Chas Smash y su extrañado aporte, pero no obstante hay climas genuinamente sensibles que no están fuera de tono con la melancolía del solo de Cathal Smyth -el verdadero apellido de Chas- en “A Confortable Man”, tema que da nombre a su álbum solista de 2015.

Luego de la melange de múltiples productores en “Oui Oui, Si Si, Ja Ja, Da Da” (2012), el trabajo de Langer en muchas pistas hace pensar que las mismas suentan como un intento deliberado de recrear el sonido en vivo de la banda con la mayor precisión posible. A pesar de varios guiños a la herencia de la banda esto es ante todo un álbum de Madness… moderno, incluso en la máquina de batería en “(Don’t Let Them) Catch You Crying”. A través de 16 canciones quizás haya un par de más, o por lo menos con una apertura diferente habría otra sensación diferente para este trabajo, pero sinceramente parece innecesario quejarse de que haya muchos temas nuevos. Quizás la sugerencia más acertada sería que al escuchar “Can’t Touch Us Now” arreglen el orden de los temas y comiencen con “Mr. Apples”, luego “Good Times” más o menos por el medio y ahí sí tendrán un álbum que merece ganarle nuevos fans al grupo y satisfacer a los de siempre.

DIAGNÓSTICO: Con virtudes y defectos, lo bueno que muestra este “Can’t Touch us Now” es que Madness sigue más vivo que nunca y continúa en carrera: tal vez no sean completamente intocables, pero están en un escalón muy alto en la historia de la música popular… y siguen acomodándose cada vez más arriba.

anthrax-suzerain
Anterior

Estrenos: Metal variado y por partida triple con Anthrax, Overkill y Asphyx

brujeria4
Siguiente

Conciertos: ¡Vimos a Brujería en Barcelona y hablamos con Pinche Peach!

Frank Blumetti

Frank Blumetti

Frank Blumetti (Editor fundador)
Periodista especializado en artes (principalmente música), gastronomía y cultura popular. Co-fundador de la revista argentina Riff Raff (una de las publicaciones dedicadas al heavy metal más influyentes de los años 80) y secretario de redacción de la revista Madhouse desde 1989 hasta 2001. Director del primer fanzine de habla hispana dedicado a Kiss y autor junto a Carlos Parise del libro "Heavy Metal Argentino" (1993).

  • Matias Conde

    Madness tiene un disco muy bueno, que a mi gusto paso algo desapercibido en relación a lo bueno que es: “The Liberty of Norton Folgate” con la banda corriéndose un poco de su historia, mostrando un lado todavía mas sutil y ambicioso. Este no lo escuché aún (no sabía que había salido hasta que encontré esta nota), el anterior me pareció un típico “volver a las fuentes” que no falla pero tampoco conmueve.

    • Coincido con lo que decís de “The Liberty…” y de “Oui Oui Si Si…”; este album los muestra maduros y establecidos, capaces por fortuna de seguir haciendo buena música. Quizás ya no tanto de sorprender, pero si no continuaran tocando esa posibilidad ni siquiera existiría, ¿no? Un abrazo y gracias por escribir – FB