o-connor-la-grieta

PACIENTE: O’CONNOR “La Grieta” (Icarus music 2016)

HISTORIA CLINÍCA: En 1997 Claudio O’Connor dejó a Malón en el pico de su popularidad en pos de construir una carrera y forjar una identidad propia; desde entonces, el proyecto que lleva su apellido como bandera editó siete discos de estudio, cuatro en vivo y hasta uno de covers. Con el regreso a la actividad de Malón en 2011 y su apretada agenda, la faceta solista de O’Connor -la banda- parecía haber quedado suspendida en el tiempo pero por suerte en el trimestre final de este 2016, se hizo un hueco para grabar y editar “La Grieta”. Este nuevo trabajo en la carrera del ex vocalista de Hermética presenta algunos cambios en la alineación del grupo: a los establecidos Claudio O’Connor (voces), Hernan García (bajo), Pablo Naydón (batería) e Iván Iñiguez (guitarra) se les sumó el guitarrista Fernando Consenza, quien ya habia trabajado con la banda en el álbum “Naturaleza Muerta” (2008)

De impecable producción, “La Grieta” retoma un camino más oscuro ya explorado por el grupo en trabajos anteriores, siendo “El Tiempo Es Tan Pequeño” (2004) la referencia más clara. A lo largo de todo el disco, las distintas texturas y los cambios de clima le ofrecen variedad a un trabajo que se torna interesante con el correr de las canciones. La tranquila apertura con “Dimin Itudes” se encarga de poner primera con guitarras dibujando acordes sobre la omnipresente base a cargo del tandem Naydón-Garcia, complementando el conjunto con melodías poperas que brotan de la garaganta de Claudio. Siguen “Hijos Del Hombre”, “Espejismos En El Edén”, “Egos En Liquidación”, canciones que explotan el lado rockero de la banda, desgranando riffs con un groove infernal y un cantante que alterna sus registros despachándose con estribillos llenos de gancho y melodias vocales cercanas a la etapa solista de Ozzy. “Jinetes Del Rock” se erige como uno de los puntos altos del disco: desde su sombrío comienzo de teclados y arreglos de clavicordio a cargo de Javier Retamozo (Rata Blanca, Mala Medicina), la banda coquetea con el doom expresando abiertamente su amor por Black Sabbath. Los efectos utilizados en la voces, el denso riff y una lírica repleta de referencias a distintas épocas de la bruja, dan como resultado una canción que parece haber sido compuesta en alguna sala de la fría Birmingham allá por 1968.

Promediando el disco, la banda parece perder un poco la brújula; algunas melodías suenan un tanto apagadas y carentes de vuelo (“Tu Cosecha”) y en otros casos parecen metidas a la fuerza (lo que más duele); por suerte, “Castigo Y Perdón” con su riff de aires setentosos levanta considerablemte la puntería, poniendo nuevamente las cosas en su lugar. La alegre “Vivimos” con Yulie Ruth (Alakrán, Pappo’s Blues) de invitado en voces, es la encargada de cerrar este nuevo capítulo discográfico y si bien desentona bastante con la onda general de la placa, la misma no altera el resultado final.

DIAGNÓSTICO: A lo largo de los años O’Connor logró hacerse lugar en una escena que en un principio se le resistía, despertando con cada lanzamiento renovadas expectativas de sus seguidores como así también de muchos curiosos… por suerte, “La Grieta” vino a colmarlas. Y lo logra.

deftones-beer
Anterior

Sube, sube la tendencia: Deftones lanzó Phantom Bride, su propia cerveza

descendents-pibe
Siguiente

Cualquiera puede cantar: ¡Vean a los Descendents entrevistados por un pibe de 12 años!

Nicolas Arroyo

Nicolas Arroyo

Nicolás es un fanático de la musica pesada (pero con el oído bien abierto) y los shows en vivo. En algún momento de su existencia se desempeñó como cantante en varias bandas, aunque según él mismo aclara, "más que cantante me gusta definirme como un caradura con inquietudes, fan del cine de terror y el fernet con Coca".