Una pequeña parte de la inmensa discoteca de Flavio Casanova.

Una pequeña parte de la inmensa discoteca de Flavio Casanova.

El living de Flavio Sarmiento cumple con toda la imaginería que uno podía esperar. Hay una biblioteca gigante por donde se esparcen colecciones eternas de CDs, libros, vinilos, videos y DVDs que se entremezclan con retratos de Eddie Cochran y de Gene Vincent. Y de Elvis, claro. En rigor, la artillería básica de todo aquel que se precie de ser un auténtico melómano. La misma que desde su adolescencia hizo que en algún momento se corra de lo que podría haber sido una vida común y corriente para dedicarse de lleno a la carrera de músico, y la que terminó convirtiéndolo en integrante de la primera auténtica banda de rockabilly del país. Los Casanovas largaron con los primeros albores de la primavera alfonsinista, aquella era que florecía a diestra y siniestra con una gama variopinta de bandas y solistas tras un invierno oscuro que había durado siete años y que, desde aquel nuevo under, se aprestaba a despegar hacia nuevos destinos que todavía no habían logrado ver la luz. A 30 años del aniversario del lanzamiento de Casanovas, entre café y medialunas, estuvimos con Flavio para celebrar el aniversario con un raconto detallado de los hechos que llevaron a la banda a grabar su disco debut, y para de paso repasar la historia de los Casanovas, la primera y única banda del estilo por estas tierras.

Supongo que como muchos de los músicos que formaron bandas en aquellos años, habías sido un fiel concurrente al legendario Café Einstein.
Así es. Fue en 1983, más o menos. Ahí conocí a muchísima gente, de los cuales la mayoría terminaron siendo músicos profesionales que después grabaron discos con bandas conocidas, como Soda Stereo, Sumo, Los Twist, Los Violadores, u otros melómanos con los que nos pasábamos horas y horas hablando. Y, fuera del Einstein, por entonces también conocí a Daniel Melero en Bunker Bar, en Belgrano, que era un lugar medio careta. Ese día había ido a ver a Los Encargados, que en ese momento tenían una onda Depeche Mode, pero del primer disco. Tanto mis amigos como yo teníamos los pelos medio parados, y se ve que a Melero le llamó la atención nuestro look, y terminamos generando amistad entre nosotros. De hecho fue en él en quien pensé como productor del primer disco de Casanovas, ya que me parecía que tenía otro criterio, y al mezclar ese criterio con el rockabilly podía llegar a generar un resultado distinto.

Al mismo tiempo todo eso coincidía con Alfonsín y la llegada de la democracia.
Sí, fue post-Alfonsín, pero todavía había algunos resabios de la dictadura. De hecho fui preso varias veces. Una vez me llevaron directamente del Einstein, y fue porque estaba vestido con antiparras, como uno de los integrantes de Devo, y salió Omar (Chabán) a gritarles “¡tomó una Sprite, tomó una Sprite!”

Pero todos esos habitués del Einstein eran básicamente porteños.
Claro, pero yo siempre fui platense. Había muchos músicos y bandas de rock, pero no había lugares, y tenías que salir un poco. Era como que había una revolución. Veníamos de la música de los ‘70s y en Europa y EE.UU. había habido un cambio grande con el punk rock, y yo, hasta es momento, en mis años de secundaria, escuchaba rock sinfónico, que era lo que había, y de hecho me sigue gustando. En lo que respecta a música, lo que es bueno, siempre lo escucho. Pero con la llegada de los Sex Pistols y los Ramones, a mediados de los ‘70s, cambió mucho. Aquí siempre llega todo tarde. Si el primer disco de los Pistols salió en el ’76, aquí se empezó a escuchar dos años más tarde, para la época del Mundial. Recordemos que había importación libre, y para lo único que sirvió fue para que los discos salgan baratos.

Teníamos varios guitarristas invitados. El primero de todos fue Stu Cat (Stuka), que era amigo en común de los chicos, con quien hicimos los primeros tres shows de la historia.

Era eso o la difusión a través de algún programa de radio, o de alguna revista.
Claro, programas como El Tren Fantasma, o revistas como Pelo o Expreso Imaginario. O bien era comprar las importadas y de ahí sacar toda la info, ya sea en inglés, en francés, o lo que fuera. O por ahí llegaba alguna española como Vibraciones, que era la mejor, porque ahí escribían muchos de los que hoy hacen la revista Ruta 66.

Volviendo al Einstein, y siendo vos de la Plata, entiendo que cada fin de semana te trasladabas a Capital para asistir a los shows.
Tal cual.. Cada semana, ya sea para ver shows o para los ensayos. Me quería divertir. Recién había terminado de hacer el servicio militar, que me tocó en la época de Malvinas, pero no me mandaron allí. Tuve la suerte de poder hacerla aquí en La Plata. Y en una de esas tantas visitas, fui a un show de Los Violadores y Los Laxantes en un lugar que se llamaba El Reducto. Recuerdo llegar y ver a Fidel Nadal con una cresta, que por entonces no formaba parte de ninguna banda, y me dijo “te voy a presentar a un amigo”, y esa persona era Pablo Carmona, que luego fue el contrabajista de Casanovas. Ambos coincidimos que queríamos tener una banda de rockabilly, y él estaba sin cantante.

Y así se dio el génesis de Casanovas…
Algo así, y gracias a Fidel Nadal, que nos presentó. Si bien el verdadero inicio de Casanovas fue entre Pablo y el baterista, que ya venían con la idea de formar una banda que se llamaba Los Gatos Engrasados, que contaban con nombre propio, pero que jamás habían tocado en vivo. Pablo era el baterista y Claudio el cantante. Entonces me llamaron para que cante, y a partir de ahí le pusimos Casanovas, con sólo nosotros tres, y sin guitarrista. Todo eso en el ’83.

¿Y salieron a tocar como trío?
No. Teníamos varios guitarristas invitados. El primero de todos fue Stu Cat (Stuka), que era amigo en común de los chicos, con quien hicimos los primeros tres shows de la historia.

flavio_casanova_entrevista1

¿Cómo es que llegó Stuka a una banda de La Plata? ¿Acaso no existían ya Los Violadores?
Lo que sucede es que Casanovas era una banda del barrio del Abasto. Ensayábamos dos o tres veces por semana, por eso viajaba tanto.

¿Escuchaste sobre el documental que se está haciendo de la historia de Cemento?
Sí, y la verdad, me hubiera gustado mucho que nos convoquen, porque tenemos mucho para contar sobre aquella época. O quizás la gente que organizó el documental no tenía información suficiente. Por lo que sé aparecen más bandas de fines de los ‘80s, que de principios de esa década. Y ya que estamos, también recuerdo el día que inauguraron Die Schule, donde tocó Casanovas y también Los Primitivos, todo en medio de una fiesta rockabilly.

oleguer2
Anterior

Madnet: Oleguer reta al destino desde Florencio Varela

BLACK-SABBATH-THE-END
Siguiente

DISCOANÁLISIS: "THE END", LO ÚLTIMO DE BLACK SABBATH

Marcelo Sonaglioni

Marcelo Sonaglioni

Periodista especializado en música y artes desde 1986. Escribió en medios gráficos como La Nación, Página 12, La Maga, Pelo, Metal, Expreso Imaginario, Chicas, 13/20, Pan y Circo, Diario Sur, Revista Rock & Pop, Gente, Rock en Blanco y Negro, Rock N’Shows Magazine y Evaristo Cultural, entre otros. También colaboró en medios radiales y de TV locales, como así también en publicaciones y libros de Brasil, Estados Unidos y Europa.

2 Comments

  1. […] en Revista Madhouse el 7 de julio de […]

  2. Claude Cat Fernandezcasanova
    July 8, 2016 at 2:14 pm — Reply

    Digamos q cronológicamente fue mas o menos así.a grandes rasgos. Aunke hay un par d eventos ficcionados q lo ubican a flavio con mas protagonismo del q realmente tuvo en casanovas. M refiero sobretodo en cuanto a la raíz y espíritu rocker y a la creatividad y decisiones trascendentes en el rumbo d la banda. Si reconozco q fue un excelente frontman.lleno d una personalidad impactante q cumplia x demas en cuanto a show y escena en la actuación en vivo. Pero con poco aporte en lo q respecta a la . composición musical o lírica. Mas bien ningún aporte.x lo menos hasta dspues del 1er disco. O sea en los auténticos casanovas. Con respecto al nombre d la banda también difiere la procedencia comentada x flavio. Ya q lo extraje de un libro sobre los Beatles donde se cita a una banda d liverpool llamada CASS and the CASANOVAS. X lo cual lo propuse como nombre compuesto también: BIG BEN y los CASANOVAS. pero pablo propuso q sea solo casanovas para q no de la idea d q se trataba d un solista acompañado x una banda. O sea q sea mas un concepto d banda sin un protagonista principal. Tampoco existió ese encuentro en constitucion en donde pedí ser baterista d flavio. La realidad fue q el vino a mi casa hablando d un gran proyecto. Una megabanda tipo Brian setzer orchestra.( q no existía aún) . era una fantasía.un chamuyo.algo inexistente. Pero m lo crei . y fue así q hable. Con pablo y viajamos a la plata para una reunión q derivo en un regreso musical. El guitarrista fue ricci.al cual m costo mucho convencer.ya q eramos amigos. Como hermanos desde mucho antes d q aparezcan pablo y flavio. Pero ricci no sentía mucha afinidad con ellos. Y fue así q nos volvimos a reunir. Pero nuevamente no funcionó. Y así hubo varias separaciones reuniones y muchas diferentes formaciones q lo único q producian era la reiteración d la primitiva idea y d las mismas canciones con un gran estancamiento en creatividad. X lo cual todo sigue siendo un revival d la vieja onda .las viejas canciones casanovas y los viejos covers. Con enorme carencia d evolución. Una perfecta formula pro nostalgia antiexito. A lo largo d los años he escuchado y leído muchas versiones biograficas d casanovas un tanto deformadas convenientemente para usurpar protagonismo.así como también con cierta despreocupación kerer apropiarse y exprimir x demás a mis humildes y sencillas creaciones. Pero en lugar d enojarme agradezco la exagerada importancia dada hacia las mismas. X ultimo kisiera dejar un simple pensamiento. Creo q seria hora d q todos cortemos el cordón umbilical cn los 80s y los casanovas para poder evolucionar yo CREAR. Ya pasaron 30 años y muchos nombres. Pero siempre es mas d lo mismo. Y aunke el resto no tomabamos solo agua podemos acordarnos las cosas y aunke no lo hagamos en vivo o profesionalmente no significa q no hagamos musica e inclusive mejor q antes. Y hay otra cosita en esa leyenda q no corresponde: no tomabas solo agua. También tomabas sprite

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *