Meri Samur_MadHouse_Vitico_29-8-16_05

Una entrevista con el Sr. Víctor Bereciartúa puede llegar a ser muy divertida. Tremendamente divertida. Más allá de su vasta faena de medio siglo como rocker autóctono de pura cepa, labor que celebrará a lo grande junto a Viticus con un más que simbólico show en el Vorterix el próximo 30 de septiembre, y con el anuncio de un nuevo trabajo en estudio de la banda que verá la luz a comienzos del año próximo, pareciera ser que no hay tiempo suficiente que alcance para recorrer las mil y una anécdotas recogidas sobre la marcha.

Anécdotas de los grandes momentos, claro, pero también las de los trances duros, aquellos que finalmente terminaron siendo superados con una entereza y optimismo admirables, y que en su conjunto determinan una trayectoria que le valió el cargo de Canciller eterno de la más clásica e inoxidable escena del rock local. Y sin fecha de vencimiento.

Estoy listo para hacerte la primera pregunta, pero ese sofá del living tuneado como si fuera la parte trasera de un convertible me desvela. Las luces traseras, los ceniceros en los apoyabrazos, el paragolpes…

¿No es fantástico? Me lo acaban de dar, es regalo de un amigo. Es maravilloso.

Hablando de desvelos, entonces, siempre tuve una duda respecto a tu carrera que nunca pude dilucidar. ¿Tu verdadero comienzo fue con los Mods o en el grupo de Carlos Bisso?

vitico 8

Alta Tensión, una de las primeras bandas del futuro Canciller

No, la primera banda que tuve fueron los Mods. Y después vinieron los Vips. Y luego Alta Tensión. Más tarde vino La Pesada del Rock and Roll, y luego La Joven Guardia, y de ahí me fui un año y medio a Inglaterra; recién cuando volví fue que formamos esa banda donde cantaba Carlos Bisso. Hicimos una banda para ir a tocar a Punta del Este hace como dos mil años con Alfredo Toth de Los Gatos, Carlos Cutaia y Rául Tórtora, y Carlos cantaba. Duró un verano, porque fue una banda de verano para tocar en ese lugar. Y después vinieron los Criss Cross.

¿Entonces los Criss Cross fueron anteriores a Riff?

Tal cual. Junto a Pablo Guyot, Wily Iturri, Alfredo Toth y Juan García Haymes, el cantante en el primer show de Riff.

VITICO, LOS MODS Y LOS ROCKERS

¿Cómo surgieron los Mods? ¿Eran un grupo de amigos?

Éramos un grupo de amigos, un poco de mi barrio, y otro poco de otro. Estaban Richard, que ya no está en este mundo. Daniel, que se pasó al lado de la Arquitectura, Jorge, no sé qué habrá sido de él, y el baterista Raúl Tórtora, que después tuvo sus grandes momentos, siempre caía de parado. No veo a ninguno de ellos desde hace muchísimos años, pero aquella época fue muy divertida. Y le pusimos ese nombre por lo de las bandas o tribus en Inglaterra de aquel momento, las de de los mods y los rockers. Fuimos todos a un sastre para hacernos el mismo trajecito. Hacíamos casamientos y alguna que otra fiesta de 15, y tocábamos todos covers, principalmente de los Kinks, los Animals y The Who.

¿Cómo es qué decidieron llamarse los Mods y no los Rockers? Los Who ya hablaban de eso en sus canciones, y también recordemos la película “Quadrophenia”, si bien fue posterior.

¡Pero nosotros vivíamos en Argentina! Es que los rockers era más de andar en moto, eran como más bravos en aquel momento y todo eso. Y nosotros no queríamos tener ninguna asociación con la violencia. Estoy hablando de épocas remotas, ¿pero para qué ponerse el nombre de los que eran violentos? Los mods, en cambio, eran más conchetos.

Por entonces ni siquiera esa división entre “mods” y “rockers” era un término popular en Argentina.

Nada era popular en Argentina. A todos los que habíamos empezado con el rock nos tomaban poco menos como si fuéramos de una secta satánica. Eran épocas de gobiernos militares, otros tiempos. Y ahora el próximo 30 de septiembre voy a estar festejando con Viticus en el Vorterix mis 50 años con el rock. Justamente, de los Mods tenía una invitación que se perdió en el incendio, que decía “Primavera del ‘66” y que fue en una boite que se llamaba Samurai, que quedaba a media cuadra de Obras Sanitarias, y ahora se están cumpliendo 50 años de eso.

Y esa invitación era parte de la memorabilia que lamentablemente perdiste.

Exactamente. Por eso es muy bueno estar vivo después de 50 años de rock, razonablemente bien, y siempre con ganas.

Bueno, pero aún tenemos muchos ejemplos así. Todavía está lleno de músicos de aquellos años que siguen perfectamente vigentes, y tocando.

Afuera hay de todo. Y me parece muy bien. Pensá en los Stones, que están como nuevos. No es tanto lo de cuidarse, pero si hacés paréntesis a lo largo de una vida agitada, podés llegar a estar bien más adelante.

Si de algún modo llegara una orden estelar del universo que impidiera que seas músico, ¿a qué te dedicarías

Es una pregunta que nunca me hice, pero seguramente hubiera intentado dibujar bien.

Como el caso de caso de Ronnie Wood, que pintó toda su vida.

¡Pero claro, por favor! Tuve el gran placer de conocerlo en Uruguay, y después de saludarlo le canté “lost and lonely, looking for you…” (N.: se refiere a una canción del tercer álbum solista de Wood, de 1979), y se dio vuelta y me dijo “That’s me! Oh yeah!”. Porque no le iba a cantar una de los Stones, ¿no? Y se fue lo más contento, porque yo lo admiro desde que tocaba en el Jeff Beck Group. Extraordinario. Soy admirador de él. Incluso fijate que cuando toca guitarra, lo hace como si fuera un bajista. Eso es raro de definir. Y también me encanta la época de los Faces. Yo estuve cerca de la banda porque conocí a Ronnie Lane en la época que los Who grabaron “Quadrophenia”. Y para cuando empezó como guitarrista en los Faces, el tipo ya era maravilloso. Recordemos la foto de tapa del primer disco del grupo, donde está leyendo un libro que dice “primeros pasos”…

Por supuesto, el disco “First Step”…

Claro. Pensá que todo eso pasó cuando Steve Marriott se fue de los Small Faces.

Y ahí una parte de ellos se unió a otra que venía del Jeff Beck Group, y fue ahí que nacieron los Faces.

Así es, con Wood y Rod Stewart, y de ahí directo al estrellato total.

Las dos narices más famosas de la historia del rock…

Narices calientes, e importantes.

zodiac-tones-virgo-tin-of-4-guitar-picks-[3]-2363-p
Anterior

Astrorockología: Virgo, el mago de los estudios de grabación

testament
Siguiente

Estrenos: Testament se enrosca con "Brotherhood Of The Snake"

Marcelo Sonaglioni

Marcelo Sonaglioni

Periodista especializado en música y artes desde 1986. Escribió en medios gráficos como La Nación, Página 12, La Maga, Pelo, Metal, Expreso Imaginario, Chicas, 13/20, Pan y Circo, Diario Sur, Revista Rock & Pop, Gente, Rock en Blanco y Negro, Rock N’Shows Magazine y Evaristo Cultural, entre otros. También colaboró en medios radiales y de TV locales, como así también en publicaciones y libros de Brasil, Estados Unidos y Europa.