cruilla-1

FESTIVAL CRÜILLA en el Parc Del Forum – 7, 8 7 9 de julio, Barcelona, España

“Noche de calor en la ciudad” y vamos al Festival Cruïlla… por segunda vez en un mes presenciamos un festival en el recinto del Parc del Forum de Barcelona. Allí esperaban tres días de música, con bandas tan renombradas y variadas como las de Jamiroquai, Die Antwoord, The Prodigy, Little Steven, Ryan Adams o Pet Shop Boys, sin contar las locales. Cuarenta propuestas completamente diferentes -originalmente este festival se llamaba Cruïlla de Cultures, que en castellano significa “cruce de culturas”- pero claro está, lo que más nos interesaba en esta ocasión es el representante argentino: Los Fabulosos Cadillacs.

20023761_1782560788425548_8804599126019216446_o

VIERNES: AGACHATE QUE VIENEN LOS INDIES. La tarde del viernes 7 era calurosa en Barcelona, pero la temperatura no fue obstáculo para que se dieran cita veinticinco mil personas ansiosas de ver a sus grupos favoritos. Luego de acreditarme, entrar y tomar contacto con el recinto, fui a pasearme por la inmensidad del lugar, descubriendo los escenarios uno a uno y ver qué me deparaban las primeras actuaciones de la tarde. Así pude ver de entrada nada menos que a un Youssou N’Dour que movía a su antojo a la gente con sus ritmos africanos y su imponente presencia en el escenario Time Out.

20424128_1799330860081874_2864345617308211828_o

Luego del show, una necesaria vuelta por el “Market” del festival, donde las propuestas de moda se mezclan con tiendas de vinilos y a los pocos metros esos oasis en el desierto que te ofrecen una cerveza bien fría para que el sol en la cabeza ya no te importe tanto… Ya hidratados, pudimos continuar hacia el escenario principal -el de la cerveza Estrella Damm– donde esperaba pacientemente el público de Two Door Cinema Club. El indie-pop se hizo presente de la mano de los músicos de Bangor, quienes no defraudaron a quienes fueron a bailar todos sus éxitos como si no hubiese un mañana. A poca distancia del escenario principal se encontraba el Cruïlla Enamora, donde pudimos ver la presentación de The Lumineers, que nos hicieron pasar del indie-pop al indie-folk (es que hay muchos indies, queridos amigos): excelente sonido, repaso a sus temas más conocidos, cover de Dylan y nos fuimos a conseguir un buen lugar para el primer plato fuerte de la noche: Jamiroquai.

20157422_1791921677489459_8567120280347468588_o

Nos encontramos de repente inmersos en un verdadero mar de gente que quería estar lo más cerca posible del frontman Jay Kay, quien se hizo esperar unos minutos y salió al escenario en equipo de gimnasia al mejor estilo Timoteo Griguol y un gorro de leds luminoso que se movía y cambiaba de color (!). Te advierto que si sos de aquellos nostálgicos que lo recuerdan danzando casi sin tocar el suelo, que Dios -o quien sea- te conserve la memoria, porque ahora el muchacho se dedica única y exclusivamente a la parte vocal que no tiene ni lugar a la crítica, aunque esa movilidad del video de “Space Cowboy” dudo que vuelvas a verla en vivo, en parte por sus conocidos problemas de espalda y también porque los 50 están a la vuelta de la esquina… No faltó casi ningún tema para  que todos se fueran contentos: “Cosmic Girl”, “Space Cowboy” o “Emergency On Planet Earth”, impactantes efectos visuales en pantalla gigante y trámite cumplido.

cruilla-flavio

Ahora sí venía lo que estuvimos esperando toda la noche: apenas pasada la una de la madrugada: Vicentico y los suyos se subían a las tablas del Crüilla Enamora para comenzar una fiesta que se prolongó hora y media. Será porque el primer concierto que fui a ver en mi vida -en el verano de 1987- fue uno de Los Fabulosos Cadillacs, que yo sentía algo especial. Más de treinta años después los estaba viendo en Barcelona, desde arriba del escenario y frente a unas diez mil personas (tal vez más) en contraste con aquellos Carnavales del Club Ducilo con once años de edad y ante apenas mil presentes… El comienzo, como es costumbre, fue con la instrumental “Cadillacs” para ir calentando a un público en el cual se hacían notorias unas cuantas banderas y camisetas argentinas. En este tipo de bandas, el set list es un Grandes Éxitos en sí mismo: no hay tema que no sepa la gente de principio a fin, todas son canciones que escuchamos y cantamos miles de veces: “Mi Novia Se Cayó En Un Pozo Ciego”, “El Genio Del Dub” o “Demasiada Presión” de los primeros años, “El León” o “Saco Azul” y los más recientes “El Fantasma” y “La Tormenta”. Pudimos ver a Sergio Rotman en su faceta “todo terreno” que, además de tocar el saxo, hacía coros, saltaba y corría al auxilio de cualquier situación. Si Vicentico olvidaba algún verso, ahí estaba Rotman, si Flavio pasaba corriendo con su bajo, Rotman le salía al cruce con alguna morisqueta, y  cuando era Astor Cianciarulo el que corría, Sergio le abría pista. Un grande.

cruilla-astor

DE PADRES A HIJOS. Como todos sabemos, desde su vuelta a los escenarios Vicentico y Flavio están “pasando el testigo” a sus hijos Florián Fernández Capello y Astor (guitarra y batería/bajo). Durante el concierto pudimos ver que Astor es un toro de lidia, energía pura cuando está sentado en la batería -a dúo con Fernando Ricciardi– y cuando sale al ruedo con el bajo es un clon de su padre. A Florián se lo ve muy asentado en la guitarra con una soltura abrumadora para llevar el peso de las cuerdas que supieron tocar Anibal Rigozzi y Ariel Minimal.cruilla-cadillacs

Puede parecer raro -de hecho lo es- ver dos baterías o dos bajos al mismo tiempo, pero así salieron los “nuevos” Fabulosos al ruedo. Tuvo también su momento en la guitarra Jaco, el otro hijo de Flavio (si la memoria no me traiciona en “Las Venas abiertas De América Latina”), hubo un alto en el medio del show por la desconfiguración de la consola de sonido que se solucionó en unos minutos y por la cual el festival pidió disculpas al día siguiente vía redes sociales.

El final se fue dibujando con “Carnaval Toda La Vida”, “Carmela”, “Mal Bicho” y “Matador”. Todo estaba previsto para hacer unos bises con “Quinto Centenario”, “Siguiendo La Luna”, “Vasos Vacíos” y “El Satánico Dr. Cadillac”, pero con el tema de la consola y la entrada tardía según el horario de la grilla, hubo que improvisar… Así fue que tras bambalinas, entre Flavio, Vicentico y Sergio Rotman decidieron quitar las dos primeras y hacer las otras dos, a la cual finalmente agregaron “Yo No Me Sentaría En Tu mesa” con la sorpresa de Vicente (el más peque de Vicentico) sentado en la batería y siendo felicitado por su papá al final del concierto.

La noche la cerró Die Antwoord que, para el que le guste el palo del electro rap, trap, trance, rave y sucedáneos ya es una banda de referencia a nivel mundial. Los sudafricanos tienen un espectáculo muy bien montado y saben de qué va este negocio, pero todo esto lo comento desde la lejanía de quien musicalmente no tiene ni un punto en común con el trío.

19984086_1782558521759108_4733203291453201601_o

SÁBADO: DOS POTENCIAS SE SALUDAN. Lo que captaba nuestra atención del segundo día de festival eran Pet Shop Boys y The Prodigy: los primeros porque son una banda que, gustos musicales al margen, hay que ver al menos una vez en la vida y los segundos porque debe ser la única agrupación de música electrónica que alguna vez me arrancó la curiosidad de escucharlos, puede que más por su actitud punk que por su propuesta musical que está bastante alejada de mis preferencias, aunque estos tipos lo consiguieron y me terminaron gustando… Debo decir que Neil Tennant al frente de los Pet Shop Boys, a sus sesenta y tres años, tiene una calidad que muchos jóvenes envidiarían. El espectáculo que dan es soberbio, siempre arriba y mueven a placer a la audiencia; hits para esos menesteres tienen de sobra, aunque también tocaron material de su más reciente trabajo “Super” (x2 Recordings, 2016).

the-prodigy-cruilla-2017-viernes-7-m63c7658_34993245794_o

The Prodigy tampoco defraudó al público, muy por el contrario: los que se dieron cita a las dos de la mañana en el escenario Estrella Damm quedaron convencidísimos de que los ingleses siguen siendo los putos amos de la electrónica y después de ellos vienen los demás, a varios cuerpos de distancia. Comenzaron con “Breathe” y después no dejaron títere con cabeza tocando todo lo que el público había ido a escuchar (“Firestarter”, “Invaders Must Die”, “Smack My Bitch Up”, etc.) y redondeando un gran concierto. No pudimos acudir a la jornada del domingo donde se presentarían Morat y Jain, además de una fiesta “Holi Colour”; últimamente se ha puesto muy de moda lanzarse polvos de colores a la manera de los festivales indios y la gente dispuesta a meterse en el ajo se lo pasa realmente bien.

20157687_1787915677890059_5852260191375130335_o

FINAL ABIERTO. Así concluyó entonces la edición 2017 de un Cruïlla que cada año se hace más grande y sigue sorprendiendo por su acertada mezcla de estilos tan bien dispuestos que uno no de da ni cuenta y cuando quiere acordarse está escuchando ritmos africanos, luego folk, después danzando funk, enseguida pasando por ritmos latinos y terminando con música electrónica casi a las 4 de la mañana… Nos vemos en 2018; por cierto, si viven por aquí o planean viajar a España el año que viene, los abonos YA están a la venta.

20017673_1782560548425572_8924783501065333310_o

 

goldy-mcjohn
Anterior

Luto: Falleció Goldy McJohn, tecladista y miembro fundador de los influyentes Steppenwolf

arraigo-feat
Siguiente

Discoanálisis: Arraigo traspone los límites del metal en "Nosotrosacayahora"

Nicolás de los Santos

Nicolás de los Santos

En los 90 editaba el Fanzine Contra La Pared y conducía el programa de radio con el mismo nombre en radios de Quilmes.
Ahora desde Barcelona recoge los acontecimientos musicales más interesantes para que los lectores de MADHOUSE puedan tener reseña de lo que sucede en la capital catalana y alrededores.

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *