kurt-cobain-porche-2
Hace varios años, la web openculture presentó una lista de los mejores 50 álbumes de Kurt Cobain, que fue hallada en uno de sus diarios, publicados en 2002. Es lo que se dice una lista típica de los estándares que uno encontraría en la colección de discos de cualquier joven punk a fines de los años 80/90. A pesar de que mucho de este material fue y es difícil de conseguir, la influencia de Cobain fue tal que atrajo millones de personas a una música que nunca habían escuchado antes. Esa influencia continúa, por supuesto, y ahora ustedes mismos pueden disfrutar la lista de reproducción que incluimos a continuación.
En la lista, entre el rock clásico y el punk clásico –Beatles, The Clash, Sex Pistols– hay también algunas muestras de hardcore DC clásico, ya bastante oscuras en aquel entonces (y hoy)oscuras. Dave Grohl, fana total de la escena del DC antes de que Cobain lo reclutara para unirse a Nirvana, puede haber influido para que algunos de estos álbumes se agregaran a la lista, o bien Cobain podría haberlo hecho él mismo, vaya uno a saber. En cualquier caso, su mención de los mismos y su aparición póstuma en sus cartas y notas, trajo un renovado reconocimiento a bandas ya extintas hace tiempo como Faith y Void, así como a los pioneros del hardcore Rites Of Spring, que ayudaron a inspirar al emo y al screamo que luego vendrían, para bien o para mal.
 kurtcobaindoc750-png
Junto a Iggy Pop, Pixies, Black Flag, PiL y Bad Brains, hay bandas de punk menos conocidas como The Raincoats, Vaselines y The Saints; freaks juguetones del lo-fi como Daniel Johnson, Shaggs y Half Japanese; el country blues de Lead Belly, el ruido cáustico de Butthole Surfers, el estruendoso nihilismo de los Swans… Cobain puede haber ayudado a todos a vender algunos discos más, y definitivamente inspiró a nuevas bandas que suenan como ellos al mostrarle su música a la gente por primera vez; dicho sea de paso, cuando Cobain tuvo la idea de hacer un cover de David Bowie, sin embargo, los fans comenzaron a pensar que “The Man Who Sold The World” era un tema original de Nirvana (!), para la comprensible consternación de Bowie.
kurt-cobain
Con todo, la lista de Cobain se reduce a una gama bastante limitada de estilos, con algunas raras excepciones: el ya mencionado Lead Belly, Public Enemy, The Knack, Aerosmith (!)… es básicamente una lista casi purista de punk y de derivados del punk, vale decir el ADN de Nirvana. En la era de Internet, uno puede improvisar una lista como esta sin conocimiento previo real en una hora más o menos, simplemente buscando en Google y haciendo un poco de investigación. Durante los años formativos de Cobain en las afueras de Seattle, cuando gran parte de esta música circulaba solamente en ediciones limitadísimas de cassettes y mixtapes y copias mal grabadas, mucho de este material era editado por sellos discográficos financiados por ventas de tortas veganas y préstamos de sus padres, por ende todo en general difícil de conseguir.
top50bynirvana
Si bien hoy la lista de Cobain puede parecer, en retrospectiva, lo básico para muchos fans desde hace mucho tiempo, lo que representa para aquellos que alcanzaron la madurez musical en los años inmediatamente anteriores a Internet es un viaje físico a través de todas las amistades, conocidos, lugares de intercambio, conciertos y disquerías por las que tuvieron que moverse para descubrir las bandas que les hablaban a ellos y a sus pares. ¿Es tu caso? ¿No lo es? No importa: escuchá, reviví, recordá, descubrí, disfrutá… y contanos.

machine-headddd
Anterior

Discoanálisis: Machine Head hace una "Catharsis" y retrocede en el tiempo

_mg_6843-1
Siguiente

Terapia De Grupo: Conocé a Kujo, hard rock alternativo con un toque personal

Frank Blumetti

Frank Blumetti

Frank Blumetti (Editor fundador)
Periodista especializado en artes (principalmente música), gastronomía y cultura popular. Co-fundador de la revista argentina Riff Raff (una de las publicaciones dedicadas al heavy metal más influyentes de los años 80) y secretario de redacción de la revista Madhouse desde 1989 hasta 2001. Director del primer fanzine de habla hispana dedicado a Kiss y autor junto a Carlos Parise del libro "Heavy Metal Argentino" (1993).