8b5a3336

Richie + CJ Ramone con Mariano Martínez y Seba Expulsado – Teatro Flores, 4/2/17

Los Ramones siempre generaron un sentimiento especial en el público argentino. Probablemente una de las razones fuera la forma de ser de los neoyorquinos: sin parafernalia ni prendas con lentejuelas o pelos batidos y la sencillez como bandera. No era difícil identificarse con las letras simples que a la vez decían tanto sobre la juventud: manifiestos contundentes que arrancan con “I want…” o “I don’t want..” (Quiero… No quiero…), estribillos enraizados en las almas adolescentes que buscaban su identidad y pertenecer. Los Ramones les dieron entidad a esos jóvenes y los integraron en un contexto donde esas almas no encontraban su lugar en el mundo. Como hermanos mayores, los Ramones se convirtieron en la guía a seguir: cuando la tristeza se hacía manifiesta, ahí estaban ellos; también para festejar, para llenarse de euforia; para ir al colegio, para sentarse en la plaza con una cerveza en mano y cantar sus temas; vestirse y peinarse como ellos.

Cj & Richie Ramone, Sebastián Expulsado y Mariano Martínez nos deleitaron con un concierto especialmente preparado para celebrar los 30 años de aquel legendario Obras de los Ramones de 1987, aquel en el que los resabios de la primavera alfonsinista dieron paso a un verano tórrido que hasta hizo que uno de los equipos se prendiera fuego y que fue la cita en la que pibes de barrio y artistas en ascenso conocieron a sus ídolos y terminaron de sacudirse las cadenas de la dictadura. Flores era una auténtica olla a presión con su capacidad totalmente colmada. Abrieron la jornada Sonia y Servicio Secreto para comenzar a dar un marco de fiesta con una muy atinada y emocionante selección de temas originales que fueron grabados por los Ramones durante su carrera comenzó a desencadenar las más variadas emociones. Cuando sonó “Have You Ever Seen The Rain?”, de Creedence Clearwater Revival, tema perteneciente a “Pendulum”, se hizo evidente la emoción: ese vinilo de «Los Cridens» sonó durante décadas en casi todos los hogares argentinos uniendo generaciones.

8b5a3654

COMIENZA EL SHOW. De pronto se enciende una pantalla y comienza a rodar el video. LA VOZ. No, no era Frank Sinatra. Era el Ruso Verea trayéndonos los más entrañables recuerdos y unos emocionados CJ & Richie que, de la mano de Mariano Asch, fueron a dar una vuelta por la casa de los Ramones: Obras Sanitarias. “Hace treinta años, igual que hoy…We’re a happy Family (Somos una familia feliz)” Y ahí nomás comenzó el show. Richie en batería, CJ en bajo, Mariano Martínez en guitarra y de Sebastián Expulsado en voz. Se desencadenó una energía brutal con la intro de “Connecticut Halftime”, que fue la original que se utilizó en 1987, y de ahí en más se replicó la lista de temas de 1987 que incluía los que luego serían clásicos y algunos temas un poco olvidados. “Freak of Nature” fue quizás, la primera “rareza”, también lo fueron “Crummy Stuff” (cantando a rabiar ese estribillo redundante en un bucle casi eterno) “Love Kills”, cantada por CJ, “Too Tough To Die”, “Mamma’s Boy”, “Animal Boy”, “Wart Hog” (otra vez cantada por CJ), canciones clásicas de esa época en especial. I Don’t Wanna Walk Around With You” fue toda una declaración de principios y el final de ese bloque fue dado por “Pinhead” y el cabeza de cono saltando por el escenario, entregando a Seba el cartel con la inscripción “Gabba Gabba Hey”, sellando una vez más y para siempre, la unidad de la casa Ramones y sus seguidores.

8b5a3187

UN CORTE Y VOLVEMOS. Un break para recobrar fuerzas y seguir gritando a voz en cuello con una serie de dos bises con temas altamente significativos, como “Chinese Rocks” y “Bonzo Goes To Bitburg”. Hasta aquí se respetó el set list exactamente como el de aquel legendario Obras pero un tercer bis nos trajo unas cuantas sorpresas: Empezó a sonar “The Good, The Bad, The Ugly”, de Ennio Morricone y el aire se electrizó, alcanzando la tensión de ruptura del aire y desencadenando una tormenta de emociones. Almas extasiadas reviviendo cada uno de sus Obras junto a otras más jóvenes abriendo los ojos a más no poder por estar viviendo “en vivo” esa musiquita misteriosa que mamaron desde la cuna. Cerrando ese bloque con tres temas emblemáticos -“I Wanna Live”, “Pet Sematary” y “Rockaway Beach”- comenzó a sonar la música de fondo, el outro “Life’s a Gas”, del gran Joey, y todos sabían que la ceremonia había culminado. El público comenzó a retirarse pero aun quedaba mucha energía acumulada en los capacitores y la fiesta continuó en plena Avenida Rivadavia y en la calle lateral. Chicos coreando y escurriendo sus remeras completamente empapadas, saludándose y sacándose las (ahora tradicionales) “selfies grupales”.

8b5a3830
EMOCIONES. Como cronista y fan de la banda puedo decir que las emociones vividas fueron extremas. No sólo por nosotros, sino por las nuevas generaciones: los que no llegaron a ver jamás a las distintas formaciones de Ramones, pero vieron a los solistas que fueron visitando a lo largo de todos estos años nuestro país. Y aún los más pequeños, los que nunca vieron nada y recibieron su bautismo de fuego en esta oportunidad. Cada sorpresa nos dejó extasiados. Desde la música elegida para agasajarnos en la previa; el video con el Ruso y dos Ramones recordando Obras; el puntapié inicial y el aluvión de hits uno tras otro; la musiquita hechizante de “The Good…”, el Pinhead saltando desaforadamente por el escenario con el mítico cartel…todos y cada uno de los elementos despuntaron las más enérgicas emociones: los mismos músicos se notaban conmovidos al límite.

La ceremonia se llevó a cabo una vez más y nos colmó hasta rebosar, para continuar dándole la batalla cotidiana a la vida; para tener algo significativo, algo por lo que seguir adelante, que en definitiva, eso es lo que generan Los Ramones: una fuente interminable de intensidad que nos brindan para cada situación y para estar siempre ahí, en los momentos de tristeza, debilidad o misma alegría; una íntegra compañía que llevamos en nuestros corazones por la eternidad. No queda más que decir gracias a la producción, a los músicos y al público que se portó de diez para que la fiesta sea realmente inolvidable.

8b5a3384

Hey, Ho, Let’s Go!

 

Todas las fotos por Live Music Jimena Savelli, cortesía de la producción

violadores-feat
Anterior

Febrero: Los Violadores presentan "Luna Punk - Rompan Todo!!" en dos únicos shows en Capital

angelus-4
Siguiente

Conciertos: Un ángel sobrevoló Barcelona y registró su primer disco en vivo

Lisa Lain

Lisa Lain

Creció con la brújula apuntando siempre al sur del conurbano bonaerense. Desde el comienzo su vida gira en torno a la música. Sus viejos, en lugar de cantarle canciones de cuna, le cantaban Pappo y El Reloj. Le gustan la lectura, escribir, y sobre todo, los medios de comunicación, por los que tiene una extrema devoción. Siempre apoyó las bandas del under y realiza tareas de prensa de manera independiente.

1 Comment

  1. guillermo
    February 7, 2017 at 10:37 am — Reply

    muy bueno el informe pero que tiene que ver la dictadura con los ramones?

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *